top of page

Luz para iluminar a las naciones

De los pasajes de la vida de Jesús que más he meditado en el transcurso de mi vida es el momento de su presentación en el templo. Es interesante como el rezo del Rosario nos envuelve en los diferentes misterios de la vida de Jesús y que siempre nos encontramos con una lectura siempre viva y actual.


Sobre este misterio, siempre lo he pensado en dos direcciones; quien actúa (presentando) y quien es un espectador (viendo el suceso), ligando a las personas consagradas como quienes presentan a Jesús y al mundo como el espectador que les ve presentándole. ¿El motivo? Siempre he creído que todos los que hemos tenido un encuentro personal con la persona de Jesús es y debe de ser una luz en el periodo de tiempo que le ha tocado vivir, por lo que nos toca siempre presentarlo. Bien lo indicó Simeón de Jesús al ver a la Sagrada Familia en el templo: "luz para iluminar a las naciones".


Jesús luz que ilumina


San Juan Pablo II nos habla sobre qué ilumina esta luz y nos dice: “Ilumina las tinieblas de las almas humanas, las tinieblas de la existencia. Es perenne e inmenso el esfuerzo del hombre para abrirse camino y llegar a la luz; luz de la conciencia y de la existencia.


Cuántos años, a veces, dedica el hombre para aclararse a sí mismo cualquier hecho, para encontrar respuesta a una pregunta determinada. Y cuánto trabajo pesa sobre nosotros mismos, sobre cada uno de nosotros, para poder desvelar, a través de lo que hay en nosotros de "oscuro", tenebroso, a través de nuestro "peor yo", a través del hombre subyugado a la concupiscencia de la carne, a la concupiscencia de los ojos y a la soberbia de la vida (cf. 1Jn 2, 16)”. Y continúa respondiendo el Papa: “Cristo ilumina en profundidad e individualmente el misterio del hombre, individualmente y profundamente. y a la vez con cuánta delicadeza baja al secreto de las almas y de las conciencias humanas. Es el Maestro de la vida en el sentido más profundo. Es el Maestro de nuestras vocaciones. Sin embrago, El, precisamente El, el único, ha revelado a cada uno de nosotros, y revela continuamente a tantos hombres, la verdad de que «el hombre, única criatura terrestre a la que Dios ha amado por sí mismo, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega de sí mismo» (cf. Lc 17, 33; Gaudium et spes, 24).”


Al encontrarnos con estas palabras de San Juan Pablo II, Jesús llega primero al alma para darse a conocer, después a los demás. Ante esta presencia de Dios bien escribió Santa Teresa de Jesús: “jamás nos acabamos de conocer, sino procuramos conocer a Dios; y, mirando su grandeza, acudamos a nuestra bajeza y, mirando su limpieza, veremos nuestra suciedad; considerando su humildad, veremos cuán lejos estamos de ser humildes” (1M 2,9).


"Cristo ilumina en profundidad e individualmente el misterio del hombre, individualmente y profundamente." San Juan Pablo II

Con lo cual podemos comprender que la luz de la cual somos portadores es el amor a reconocernos amados, y de saber que todo es gracia en nuestras vidas y no es que merezcamos ser portadores, más es el Amor quien nos permite presentarle a los demás.


Jornada de oración por la vida consagrada


Adicional en este día, es la jornada de oración por la vida consagrada y creo que es importante recordarles a todos ellos y por qué no con unas palabras del Papa Benedicto XVI donde les encomienda a Nuestra Señora:


En este momento, mi pensamiento va con especial afecto a todos los consagrados y las consagradas, en todos los rincones de la tierra, y los encomiendo a la santísima Virgen María:


Virgen de la Candelaria, Sonsonate, El Salvador

Oh María, Madre de la Iglesia

te encomiendo

toda la vida consagrada,

a fin de que tú le alcances

la plenitud de la luz divina:

que viva en la escucha

de la Palabra de Dios,

en la humildad del seguimiento

de Jesús, tu hijo y nuestro Señor,

en la acogida

de la visita del Espíritu Santo,

en la alegría cotidiana del Magníficat,

para que la Iglesia sea edificada

por la santidad de vida

de estos hijos e hijas tuyos,

en el mandamiento del amor.

Amén.


363 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page