• Alej. Pineda

Joven y...¿Santo?



De Juanita (Teresa de los Andes, más adelante) aprendemos que no necesitamos madurar físicamente ni hay edad específica para ser santos, sino madurar espiritualmente y vivir completamente llenos de experiencia de Dios.


Juanita con 19 años, y una vida por delante, tuvo como única aspiración vivir y morir consagrada totalmente a su Dios. Fue una joven que no se limitó a ser estudiante, hija, ciudadana, amiga... Ellla, impulsada por el amor, alcanzó el más alto fin de nuestra humanidad y se elevó a la santidad.



471 vistas
Suscríbete a nuestro sitio para que estés informado

Frailes Carmelitas - América Central

  • Instagram - Gris Círculo
  • Gris del icono de Spotify
  • Gris icono de Google Play
  • Facebook - Gris Círculo