top of page

150 años de una historia de amor

Hoy, 2 de enero de 2023 se cumplen 150 años del nacimiento de Melania Francisca Teresa Martín Guérin en Alencon-Francia, conocida por todos nosotros como Teresita del Niño Jesús.


Este acontecimiento es motivo de un sorprendente homenaje de una institución mundial ajena a la Iglesia católica: la UNESCO.


Junto a dos personas destacadas en la historia, nuestra santa es motivo de celebración y reconocimiento por la calidad y profundidad de su vida. Sus compañeros de homenaje son:


  • El fraile agustino Mendel, quien formuló las ahora conocidas, "leyes de Mendel" y que dieron origen a la ciencia genética.

  • Nicolás Copérnico, sacerdote y astrónomo, quien como tal, propuso la teoría heliocéntrica del sistema solar.


¿Qué es UNESCO?


Es una organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura. Fue fundada el 26 de noviembre de 1945. Está especializada en contribuir a la consolidación de la paz y la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural. Uno de sus objetivos es, construir sociedades del conocimiento integradoras, recurriendo a la información y la comunicación.


El 11 de noviembre de 2021 la Conferencia General de los Estados miembros de la UNESCO validó la inscripción de Teresa del Niño Jesús para los aniversarios con que la UNESCO estará asociada para los años 2022-2023, al cumplirse 150 años de su nacimiento.


Nuestra santa ha sido reconocida como una joven promotora de la paz, una mujer conocida en todo el mundo.

Mujer de cultura, educación y ciencia. Teresa de Lisieux a través de su personalidad, su obra escudriña las profundidades del corazón humano, y abre caminos posibles de respuesta a los hombres y mujeres de este mundo en busca de sentido, en busca de la paz personal y universal.
El reconocimiento de la UNESCO a Teresa de Lisieux a propuesta de Francia, abre nuevas perspectivas para la difusión de su mensaje de vida, paz y amor a "las islas más remotas" como lo expresa la propia Teresa. A las "periferias" según la expresión del Papa Francisco. (Documento de la UNESCO)

Cada dos años la UNESCO rinde homenaje a personalidades que, cada una a su manera, han trabajado y siguen trabajando en los ámbitos de la promoción de la cultura, la ciencia, la educación, la mujer y la paz del mundo.


Teresa ha sido presentada en Francia con el apoyo de Italia y Bélgica, como un personaje representativo en el mundo de la cultura. Su testimonio de vida ha sido catalogado como un valor universal, por su profundidad, y porque es una joven que habla un lenguaje que trasciende las fronteras; el del Amor.

Para la UNESCO la celebración de este aniversario contribuirá a dar mayor visibilidad y justicia a las mujeres que han promovido los valores de la paz a través de sus acciones. Dada la fama de Teresa de Lisieux en la comunidad católica (siendo la ciudad de Lisieux el segundo lugar de peregrinación en Francia, después del Santuario de Lourdes), la celebración de su cumpleaños puede ser una oportunidad para resaltar el papel de la mujer en las religiones, pobreza y promoción de la inclusión. También para reforzar el mensaje de la UNESCO sobre la importancia de la cultura (poemas y obras de teatro), en la promoción de los valores universales, y como vector de diálogo inter-religioso. (Monseñor Francesco Follo, observador permanente de la Santa Sede en la UNESCO)

Este hecho, no menor en el mundo de la ciencia y la cultura, demuestra que el legado espiritual de Teresa ha irradiado más allá de la Iglesia. La ciencia del amor que ella comprendió y expresó, se basa en la constatación de que el amor a Dios y a los demás, no depende de las cualidades, capacidades o méritos de las personas, sino más bien, depende de la capacidad de aceptar las fragilidades humanas y descubrir el amor de Dios, que es capaz de trasformar los corazones desde la más absoluta sencillez.




En la era de los inventos


Teresa tuvo la osadía de inventar algo que le permitió abrazar su pequeñez, alegrándose, incluso de sus propias imperfecciones. Inventó su propio ascensor, que la conduciría al cielo en poco tiempo. Se aprovechó de su propia fragilidad para lanzarse "a velas desplegadas por la confianza y el amor". A partir de ese momento experimenta cómo el amor de Dios la envuelve y purifica.

Estamos en el siglo de los inventos. Ahora no hay que tomarse ya el trabajo de subir los peldaños de una escalera; en las casas de los ricos el ascensor la suple ventajosamente. Pues bien, yo quisiera encontrar también un ascensor para elevarme hasta Jesús, ya que soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección.
Entonces, busqué en los Libros Sagrados la indicación del ascensor, objeto de mi deseo, y hallé estas palabras salidas de la boca de la Sabiduría eterna: "Si alguno es pequeñito, que venga a mí". (Ms. C 3rº)

Teresa es una palabra viva para nosotros, ella fue del todo original, al descubrir un acceso nuevo a Dios. Continué mis pesquisas, dice después, y he aquí lo que hallé:

Como una madre acaricia a su hijo, así os consolaré yo, y os llevaré en mi regazo y os meceré sobre mis rodillas. (Is. 66, 13)

Ese camino del todo original, sin pretenderlo, convierte a Teresa en la voz de un pequeño, que con la simplicidad de una niña nos cuenta qué fue lo que descubrió, para vivir en plenitud el amor. Para ella no fue fácil, su vida estuvo marcada por las pruebas difíciles.


  • Cuando tenía 4 años, su madre, que había enfermado de cáncer, murió. Ella, imitando a Celina, (hermana, compañera de infancia) elige a Paulina como madre y guía.

  • A los 9 años pierde también a su hermana Paulina, (quien ingresa al Carmelo de Lisieux)

  • A los 10 años sufre una crisis, cuyos síntomas; temblores nerviosos y alucinaciones, preocupa mucho a sus familiares. A los dos meses ya está curada.

  • Cuando tenía 13 años, su hermana María entra al Carmelo de Lisieux, experimentando por tercera vez la ausencia de quien cumplía el papel de madre.


La gracia de Navidad


Fue un 24 de diciembre, "esa noche luminosa que esclarece las delicias de la Santísima Trinidad, Jesús, el dulce niñito de una hora cambió la noche de mi alma en torrentes de luz" (Ms A 44vº).


Fue un cambio rotundo en su vida, dejó de ser niña, transformándose en una mujer fuerte y valerosa.

Me revistió de sus armas, y desde aquella noche bendita nunca más fui vencida en ningún combate, sino que marché, por el contrario, de victoria en victoria, y comencé, por decirlo así, una carrera de gigante.

Teresa dice que ese día salió de su infancia, lo que no había logrado conseguir en diez años, Jesús lo consumó en un instante.

La pedagogía de Dios se vale de los hechos más cotidianos para generar en el corazón de las personas la conversión que da un nuevo sentido a la vida.


Una vieja costumbre navideña en los hogares cristianos, objeto de alboroto y júbilo para los niños, como poner los zapatos en la chimenea, donde los padres depositaban los regalos la noche de Navidad, fue para esta joven una ocasión que le permitió "encontrar la fortaleza de su alma, perdida a los cuatro años".

Aquella noche de luz comenzó el tercer período de mi vida, el más hermoso de todos, el más lleno de gracias del cielo. (Ms. A 45vº)

Esa noche, su padre, cansado al regresar con sus hijas de la Misa de Navidad, exclama en un tono de protesta al ver los zapatos de Teresa en la chimenea: ¡En fin, afortunadamente ya es el último año!


Estas palabras podrían haber provocado en su benjamina una reacción de pataleta infantil, con llanto y pesar. "Pero Teresa ya no era la misma", ahogando sus lágrimas, bajó por la escalera, cogió los zapatos, "y con aire de reina complacida" sacó todos los regalos que su padre había puesto allí.

Cuando Teresa está escribiendo el manuscrito A, tiene 22 años, y su corazón de joven enamorada, irradia la misericordia de Dios, "quien cogió la red, la echó al mar, y la sacó llena de peces, aquella noche bendita, haciéndola pescador de almas, como los apóstoles" (Ms. A 45vº).


Esa noche, la familia Martín Guerín vio regresar esa pequeña Teresa de cuatro años, de un excelente carácter, vivaz, expansiva, alegre, confiada. Pero ahora convertida en una adolescente que ha iniciado una carrera de gigantes.


Madre de las almas


A los pocos días de esta gracia de Navidad, cumplió 14 años, y su sensibilidad le ayudó a descubrir su vocación de "madre de las almas". Ella habla de su primer hijo; Pranzini, un criminal condenado a muerte y ejecutado el 31 de agosto de 1887.


Teresa empleó todos los medios imaginables para lograr su conversión antes de morir. Esas gotas de sangre que caían de las manos de Jesús, en una estampa que contemplaba un domingo, tenía que ser recibida por ella como el "divino rocío", para ser derramado sobre las almas.


He aquí, su primera alma rescatada de las fuerzas del mal. Solo un gesto de Pranzini, "besar tres veces la cruz", le bastó a Teresa, comprender que la misericordia de Dios borró toda sentencia condenatoria, y que como Padre de hijos pródigos, hace una nueva alianza de amor, con quien se arrepiente y le busca, confiado.

Había, pues, obtenido la señal pedida, y aquella señal era la reproducción fiel de las gracias que Jesús me había concedido para inducirme a rogar por los pecadores. ¿No había sido a la vista de las llagas (de) Jesús, al ver gotear su sangre divina, cuando se había despertado en mi corazón la sed de almas? Yo deseaba darles a beber aquella sangre inmaculada que había de purificar sus manchas, ¡¡¡y los labios de mi primer hijo fueron a unirse precisamente con las sagradas llagas!!!... ¿Qué respuesta tan inefablemente dulce!...
¡Ah! A partir de esta gracia única, mi deseo de salvar las almas creció de día en día. Me parecía oír a Jesús decirme como a la Samaritana: "dame de beber".

Viene a mi mente el testimonio de otra gran mujer, apóstol de la misericordia, que leyendo estos textos del Manuscrito A, recibió la luz que le ayudó a descubrir su misión. Una mujer que eligió como nombre nuevo cuando se consagró a Dios, el de Teresa. Y que el lema de la Congregación que fundó, nació de este relato. Teresa de Calcuta se dejó cautivar por Teresa de Lisieux, el lema que identifica la obra que ella fundó es este: "tengo sed".


Así, muchas personas se han sentido llamadas a vivir esta aventura de amor. ¿Cuántos hombres y mujeres en estos ciento y veinticinco años que han pasado, después de esa tarde otoñal del 30 de septiembre de 1897, cuando Teresa entraba en la Vida, han leído Historia de un Alma?




El tercer período de mi vida


Esa carrera de gigantes iniciada a los 14 años, el período más hermoso de su vida, lleno de gracias del cielo, concluyó diez años después.


  • El 27 de mayo de 1887, el domingo de Pentecostés, solo cuatro meses después de la gracia de Navidad, Teresa pide a su padre el consentimiento para entrar al Carmelo de Lisieux, a los 15 años.

  • Por su poca edad las autoridades de la Iglesia no aceptan a esta joven postulante en la clausura del Carmelo. Se inscribe junto a su padre y su hermanan Celina, para la peregrinación a Roma.

  • El 20 de Noviembre de 1887 pide al Papa León XIII el permiso para entrar al Carmelo. El soberano Pontífice le responde: "haced lo que decidan vuestros superiores".

  • El 1 de enero de 1888, un día antes de cumplir los 15 años, Teresa recibe la respuesta afirmativa de su obispo para entrar en el Carmelo de Lisieux. Pero la comunidad decide esperar hasta Pascua de Resurrección, con el fin de evitar a la joven, los rigurosos ayunos de cuaresma.

  • El 9 de abril de 1888 entra Teresa al Carmelo.

  • El 10 de enero de 1889 Teresa toma el hábito, iniciando su noviciado, que durará un año y nueve meses.

  • El 8 de septiembre de 1890 hace su Profesión como carmelita descalza.

  • Los siete años siguientes vive su entrega a Dios, con un espíritu muy abnegado.

  • Tres años después es asociada a la formación espiritual de sus compañeras novicias.

  • En 1895 comienza a escribir el Manuscrito A. En Septiembre de 1896 redacta el Manuscrito B. Escribió muchas poesías y obras de teatro, su correspondencia es numerosa.

  • En abril de 1897 cae gravemente enferma.

  • En Junio comienza a escribir el Manuscrito C, hasta que las fuerzas le acompañan. Su última frase fue: "por la confianza y el amor".

  • El 8 de julio es bajada a la enfermería. El 30 de julio recibe la extremaunción y el 19 de agosto la última comunión.

  • El jueves 30 de septiembre de 1897 muere Teresa, en la enfermería del Carmelo de Lisieux, acompañada de sus hermanas.


Un año después se publica su autobiografía, con el título: "Historia de un Alma", 2.000 ejemplares. Siete meses después, se comienza a preparar la segunda edición, la primera estaba agotada.


Los favores y curaciones por intercesión de nuestra hermana, comienzan muy pronto después de su muerte. Los peregrinos van a orar ante su tumba en el cementerio de Lisieux. La comunidad decide abrir la causa de beatificación, en 1909 se nombra postulador y vice-postulador de la Causa. El Papa Benedicto XV promulga el Decreto sobre la heroicidad de las virtudes de la Venerable Sierva de Dios, el 14 de agosto de 1921.


Teresa es beatificada el 29 de abril de 1923 y canonizada el 17 de mayo de 1925.


Se ha escrito mucho sobre Teresa y sus escritos han sido publicados en todos los idiomas posibles, llegando a todos los rincones del planeta.




Conclusión


Un sano orgullo sentimos, quienes somos parte de la estela de una "vida". Una joven que vivió sembrando el amor, y prometió pasar su cielo haciendo el bien en la tierra.

Ella sabía que el día de su muerte, esa misión de hacer amar a Dios, como le amó en la tierra, iba a comenzar. Y nosotros sabemos hoy, que esa misión no ha terminado, aquí está Teresa del Niño Jesús, sentada en la mesa de los pecadores, o en su ascensor ayudándonos a subir el monte de la perfección.


El camino de la confianza sencilla en Dios que ella vivió, continúa tejiendo un inmenso magnificat en las almas.


Sus manuscritos que cantaron la misericordia del Señor son un espejo al que estamos todos invitados, porque su paso por la tierra es, ese espejo donde deseamos vernos transfigurados.


Demos gracias a Dios por su vida, su testimonio. Y porque hoy la UNESCO nos recuerda que ella es un referente de paz, una mujer que vivió la ciencia del amor y nos abre caminos de posibles respuestas a los que vamos en busca del sentido de la vida, desde una experiencia de fe en Dios.



449 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Σχόλια


bottom of page